La realidad de los empleados públicos en España

 

Ofertas en iluminacion led - Ledthink
Cada compra tiene reagalo, consigue tu ragalo

Sellos de Caucho - Sellos de Goma - Exlibris
Con mas de un siglo de experiencia en la fabricacion de sellos de cucho www.graficasyglesias.com

Pinturas el Artista - Anti Humedad
Pintura anti humedad, como quitar el moho de las paredes .... a los mejores precios
www.pinturaselartista.com

La escasa o nula sensibilidad que ha demostrado una gran parte de la sociedad española ante el tijeretazo a los funcionarios, me lleva a pensar de nuevo en la ignorancia de la mayoría de la gente que se alegra por tal medida. Aquí va un poco de realidad relacionada con los “privilegiados” empleados públicos.

Los siguientes datos fueron publicados en un artículo del periódico El País, que llamaron mi atención:

Casi el 40% de los empleados públicos no tiene una plaza en propiedad, la mayoría disfruta de los mismos 22 días laborables de vacaciones que cualquiera y los sueldos-entre 1200 y 3000 €-no son para volverse locos.

En España hay algo más de 2,5 millones de trabajadores al servicio de la administración. Teniendo en cuenta una población de más de 46 millones, cada funcionario toca a 17 habitantes a los que atender. Sin embargo, su fuerza laboral se mide al compararlos con la población activa ocupada-18.394.200 personas (datos de la EPA del primer trimestre de 2010). El resultado es que uno de cada siete trabajadores con empleo en España está al servicio de nuestras administraciones públicas (estatal, autonómica y local). Otro dato revelador, es que casi hay tantos funcionarios como empresarios y autónomos.

El 43% de los empleados públicos son profesores y sanitarios en un país en el que ambos servicios son universales y gratuitos. Además, en el ranking europeo por volumen de funcionarios, España no está en la cabeza, sino a la mitad de la tabla.

Según el Estatuto Básico del Empleado Público de 2007, los empleados públicos pueden ser funcionarios de carrera, interinos, personal laboral y personal eventual o de confianza. Sólo los de carrera (oposición) son los que comúnmente se entiende por funcionarios. En virtud de un “nombramiento legal”, están vinculados a una Administración por una “relación estatutaria regulada por el derecho administrativo” en lugar del laboral como el resto de los trabajadores y disfrutan, por tanto, de plaza en propiedad, fija, vitalicia y sin posibilidad de despido (aunque hay que señalar que en Italia se pone en la calle desde 2009 a los que tengan más de tres faltas sin justificar). Excepto a los funcionarios de carrera, al resto de trabajadores, los pueden despedir como a cualquier hijo de vecino. Esto significa, que el 39,9% de los empleados públicos no tiene trabajo de por vida, al tiempo que crece la temporalidad a marchas forzadas.

Podríamos seguir dando datos, pero escribiendo este artículo, me siento, como si tuviera que justificarme por ser funcionaria; y desde luego, creo que no tengo que pedir perdón a nadie, por haberme pasado tres años de mi vida preparando una oposición (os aseguro, nada fácil), y mover los papeles que muchos ciudadanos necesitan para poder llevar a cabo su actividad.

Me gustaría que por un momento, se pensara en las personas que, siendo empleados públicos, acuden a un accidente de tráfico, en cualquier momento (sea Navidad, Semana Santa, etc) y en cualquier lugar; o que nos atienden también en épocas señaladas o por las noches, o los empleados públicos que aguantan a los adolescentes de hoy en día; y desde luego, a los funcionarios se nos ha bajado el sueldo, pero no la responsabilidad que se tiene frente a algunos temas (hay de tí como metas la pata en un informe técnico, y alguien te demande, la responsabilidad es del funcionario, no del Organismo en el que trabajes). Ahora piensa en un momento, que tienes que llamar a un fontanero, cerrajero, electricista en un época señalada o fuera de horas (como dicen ellos), la “clavada” en la factura, no va ser pequeñita precisamente. Y si después del “arreglo” algo sigue mal, no pidas responsabilidad, porque seguramente, te volverán a cobrar otra vez, aunque sea solamente por la “salida”. Desde luego, los funcionarios, no podemos “aprovecharnos” de las épocas más señaladas del año (si es cierto que esos días se cobra un poco más -por supuesto, las personas que trabajan esos días o hacen noches, no todos los funcionarios-, pero nada comparado a los “precios” que otros trabajadores aplican en ciertas épocas del año).

Cabe señalar, que desde mi punto de vista, no sobran funcionarios, sino que están mal repartidos. La mitad de los 2,5 millones de funcionarios, lo hacen en las Comunidades Autónomas, el Estado les ha transferido 1943 competencias y 821.000 funcionarios desde 1978, según la Estadística de Traspasos del Ministerio de Política Territorial.

Muchas de esas competencias, están duplicadas entre el Estado, las CCAA y la Administración Local (ayuntamientos y diputaciones provinciales), y por lo tanto, hay funcionarios que realizan el mismo trabajo, o bien organismos que, ahora mismo, y debido a la estructura territorial que tenemos en España (dominada por el Estado de las autonomías), sobran funcionarios en algunos sitios y hacen falte en otros organismos o instituciones públicas, que son, si duda, dificitarias en cuanto a personal.

Yo misma, como trabajadora de la Administración Pública, veo y sufro ese problema. Y también, demando que la administración sea más ágil. Si la sociedad española, apoyase a esta clase social, tan mal vista, como son los funcionarios públicos, quizá, esos que nos gobiernan a todos, hicieran algo para mejorar nuestro sistema público, pero sinceramente, creo que la mayoría de nuestros políticos, no tienen lo que hay que tener, para llevar a cabo una verdadera reforma de la administración pública española. Creo, que sería un medida realmente eficaz y eficiente, y un paso hacia adelante, en la lucha que tenemos los funcionarios con la sociedad, para que no se nos desprestigie aún más.

Como ya señalé en otro artículo, lo que realmente me duele como funcionaria, es que “Zapatitos”, nos haya dado esta puñalada trapera por la espalda, y la gente se alegre por ello. No sé, si realmente, lo que hay es un verdadero cabreo de la sociedad española con los empleados públicos, o solamente, envidia, como señalan algunos funcionarios, pero lo que sí que sé, es que la población española es muy vulnerable a “medidas populares” como las que se han tomado mediante el famoso “decretazo”.

Nada más lejos de la realidad que la situación de “privilegiados” que muchos nos han otorgado a los funcionarios públicos, a la ligera en las últimas semanas; y además, todavía está por demostrar que la bajada de nuestros sueldos y el resto de medidas, sirvan para algo más, que para demostrar una vez más lo fácil que es engañar a esta sociedad.

Sirva este pequeño artículo, para informar, aunque solamente sea, a algún español o española más, sobre la realidad de los empleados públicos. Una sociedad bien formada e informada, es lo que realmente necesita España, para hacer frente, a la crisis económica, y a la clase política que nos engaña de forma tan ruín.

 

Ofertas en iluminacion led - Ledthink
Cada compra tiene reagalo, consigue tu ragalo

Sellos de Caucho - Sellos de Goma - Exlibris
Con mas de un siglo de experiencia en la fabricacion de sellos de cucho www.graficasyglesias.com

Pinturas el Artista - Anti Humedad
Pintura anti humedad, como quitar el moho de las paredes .... a los mejores precios
www.pinturaselartista.com

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Discos Duros Multimedia, Alta Definición, Tecnología, Artesanía, Medio Ambiente